En uno de mis numerosos viajes a Marruecos tuve la suerte de que un amigo me enseñara la casa, que estaba en muy mal estado. Pero la sensación que experimenté al entrar de armonía y paz fue tal, que al día siguiente estaba hablando con los propietarios sobre la posibilidad de adquirirla.
Su rehabilitación fue lenta y costosa pues los problemas para llevar a cabo los trabajos en una Medina son numerosos. Pero desde el principio tuvimos claro que se realizaría respetando la arquitectura tradicional andalusi, que es sobria ya que Chaouen es ciudad Santa y los excesos no estan bien vistos. Pero es ahí, en esa sencillez donde radica la belleza de Casa Perleta.

Manuel Vidal Pita, Chefchaouen, Marruecos.