Desde el primer momento en que entré en la casa, quedé atrapada y hechizada por su belleza, las obras de arte, la paz y la serenidad que me transmitió.
Y entonces el viaje comenzó con un proceso de ardua restauración que duró 2 años y medio... Era evidente que había mucho que hacer para transformar la casa en un hotel familiar con todas las comodidades modernas y, al mismo tiempo, que se respetara el alma de la casa.
Mi decisión fue definitiva: iría a Fez y a pie de obra tomaría las decisiones, lo que supuso cambiar mi trabajo de psicóloga por el de capataz, arquitecta y diseñadora de interiores. Todo un reto.
En Dar Attajalli el bienestar de los huéspedes es la razón de ser para nosotros. Trato de satisfacer a cada huésped personalmente con el fin de que su estancia sea lo más agradable posible ofreciendo, entre otras cosas, una amplia información sobre Fez: lugares para visitar, dónde comer, cómo desplazarse...
En el equipo contamos con personal que podrá ayudar a quienes nos visten en numerosos idiomas: Alemán, Inglés, Francés, Árabe y aunque no tan bien, les ayudaremos en español e italiano.

Kleo Brunn, Fez, Marruecos.